lunes, 16 de septiembre de 2013

Lunes de locales y nacionales



Heidegger
No todos saben cantar,
No todos saben ser manzana
Y caer a los pies de otro.
Esta es la suprema
Confesión de un granuja.

Serguei Esenin


(Soy un hombre que no lucha por lo que quiere,
las manotas de mi padre esculpieron un lobezno
que me obsequió la noche de mi primer llanto.
Soy el monumento al vacío
y reto, soberbio, a los pájaros).

Está lloviendo y las calles levantan ese olor que te tira
los dientes.
Recordé un sueño:
el fin del mundo arrecia
y tú lloras miel púrpura
rodeada por hombres
que quieren contarte la historia del fuego.

(En la nariz me tiembla un sabor navideño.
En Siria algo explota y la gente se muere.
En Japón tiembla y en Chihuahua no,
qué suertudo soy).

Dudo
y escribo
porque la certeza
me escasea.

Dudo
y quiero responderme
con el suspenso de los acertijos.

Le diré al profesor de filosofía que mi angustia
más grande es la inexistencia. Yo sé que la muerte se
hospeda en mis uñas, profe, y me platica por las noches
historias sobre niñas que juegan con los intestinos de
papá.

Le pregunto al profe sobre el suicidio y él habla de
caídas y cosificaciones, de estremecimientos. Habla del
Filipenses 2:12 que dice cosas sobre:
temores
y temblores,
o algo así
qué sé yo,
quién sabe.

Sonrío.
Ando bien crudo, profe.

(En la gran fiesta de las mentiras
nos darán de comer gomitas
con la forma de tu rostro
y luego escaparemos
bailando al ritmo de los colores
que nos regala la ciudad
cuando se adentra
en la podredumbre de los atardeceres).



                                           Jesús Alberto Carmona-Robles
                                           (Chihuahua, 1992) 



Pág. 42
Tos
ICM/CONACULTA
2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario